Historia

Con varios precedentes a lo largo de la historia y con las experiencias teóricas y prácticas recientes de los socialistas utópicos, el punto de partida efectivo del movimiento cooperativo se inicia el 24 de octubre de 1844 en Inglaterra cuando un grupo de 28 trabajadores de la industria textil de la ciudad de Rochdale que se habían quedado sin empleo tras una huelga, constituyeron una empresa que se llamó Sociedad Equitativa de los Pioneros de Rochdale, a la cual aportaron cada uno la cantidad de 28 peniques.

Estos primeros cooperativistas, conocidos como los Pioneros de Rochdale se dotaron de una serie de normas que presentadas ante la Cámara de los Comunes del Reino Unido fueron el germen de los Principios cooperativos. Estas normas eran las siguientes:

  • Libre adhesión y libre retiro
  • Control democrático
  • Libertad radical y religiosa
  • Ventas al contado
  • Devolución de excedentes
  • Interés limitado sobre el capital
  • Educación contínua
  • Neutralización de Activos y proactivos